Pimiento

/album/fotogaleria/foto-pimiento-rojo-enza-jpg//album/fotogaleria/pimentonpadron-jpg/
Los pimientos los siembro en mi ihuerta porque, además de suponer un aporte nutritivo, llevan a la mesa del comedor vitaminas, fibra y antioxidantes.
Los pimientos rojos proporcionan más del 100 por cien del valor diario de vitaminas C y A, y los pimientos verdes están llenos de fibra, ácido fólico y vitamina K.

Son mis bellezas tropicales; los pimientos provienen de sur y prosperan en las tardes calurosas y noches sensuales. Los pimientos crecen mejor cuando las temperaturas se mantienen entre  20 º a 25 º C durante el día y 15 º a 20 º C durante la noche. El crecimiento se para y las flores pueden caer cuando las temperaturas descienden por debajo de 13 º C o se elevan por encima de los 30 º C.

Una de las grandes ventajas de cultivar pimientos es que se obtienen grandes cosechas con muy poco esfuerzo. Ya se cultiven en macetas o en jardineras o directamente en tierra es seguro que va a cosechar pimientos en abundancia siempre y cuando se cubran los elementos básicos: tierra, agua, abono ecológico.
 
Beneficios y propiedades del pimiento:

El pimiento es importante por su alto contenido en vitamina C y vitamina B6, la cual es fundamental tanto para la parte cerebral como para el sistema nervioso central en sí.

Destaca por su alto contenido en betacaroteno (que al entrar en el organismo se transforma en vitamina A) y vitaminas del grupo B2 (además de vitamina E). Por ello, es ideal para prevenir la aparición de enfermedades degenerativas y crónicas.

Específicamente, el betacaroteno ayuda a prevenir el cáncer, las hemorragias cerebrales, las cataratas, y las enfermedades cardíacas.

Al igual que los tomates, los pimientos rojos poseen una mayor cantidad de licopeno, que viene a ser un caroteno con propiedades anticancerígenas.
 

En resúmen los pimientos son:

1.- Ricos en Fibra

Los pimientos por su alto contenido en agua, bajo aporte calórico y graso, pueden ser considerados como un alimento muy apto para formar parte dedietas hipocalóricas, siempre y cuando se utilice el método de cocinado idóneo (asados).

Por su alto contenido en fibra hace que el consumo de esta hortaliza de sensación de saciedad, siendo muy útil en dietas de control de peso.

Además, la fibra previene y mejora el estreñimiento; al tener propiedades laxantes.

Contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en individuos que padecen diabetes.

 Es capaz de reducir enfermedades relacionadas con el tracto gastrointestinal, como es el cáncer de intestino grueso.


2.- Estimulantes de la digestión

Los pimientos estimulan la secreción gástrica.

El pimiento dulce es muy bueno para personas con estómago delicado, en cambio las variedades picantes pueden resultar irritantes, además de ser muy laxantes en aquellas personas que sean propensas a padecer diarreas.


3.-Contenedores de Capsaicina

La capsaicina, un componente característico en los pimientos variedad picante, presenta un doble efecto, de un lado tiene acción antibiótica natural bastante eficaz, de ahí que los alimentos preparados con guindillas se conserven mejor.

Y de otro lado, presentan efecto analgésico (al parecer reducen la disponibilidad del mensajero químico del dolor, denominados sustancia P) que se utiliza en tratamiento postoperatorio tras amputaciones y en caso de artritis.

 Además, también forma parte de bálsamos para pieles irritadas por soriasis y herpes.

Al contrario de lo que se creía hasta hace poco, el pimiento picante no es perjudicial en personas con problemas de estómago en general, ya que una cantidad moderada favorece la digestión al estimular la mucosa estomacal y la función de la vesícula biliar.


4.- Antioxidantes

Los pimientos son buena fuente se sustancias antioxidantes, como la vitamina C, E, provitamina A y de otros carotenoides como la capsantina, que son muy beneficiosas para la salud al bloquear el efecto dañino de los radicales libres.

Existen situaciones de la vida (ejercicio físico intenso, contaminación ambiental, el tabaquismo, las infecciones, estrés, dietas ricas en grasa y la sobre exposición al sol) en las que se produce un aumento de la producción de radicales libres, estas moléculas ocasionan a lo largo de la vida efectos negativos para la salud, al ser capaces de alterar el ADN (genes), las proteínas y los lípidos o grasas.

Los antioxidantes también son capaces de bloquear los radicales libres que modifican al mal colesterol, ayudando así a reducir el riesgo cardiovascular y cerebrovascular. Además, bajos niveles de antioxidantes son factor de riesgo para ciertos tipos de cáncer y enfermedades degenerativas.

Los pimientos de color rojo, son muy ricos en vitamina C. De hecho contienen más del doble de la que se encuentra en frutas como las naranjas, fresas y kiwi. Tal es así que 60 gramos de pimientos contienen la cantidad diaria recomendada de vitamina C.


5.-Ricos en Folatos

Esta hortaliza, es aconsejable para dietas de mujeres embarazadas, gracias a su contenido en folatos.

Una deficiencia de esta vitamina puede dar origen a espina bífida en el recién nacido.

También los requerimientos de folatos están aumentados en niños en etapas de crecimiento, luego su inclusión en la dieta habitual de estos es una buena forma de prevenir deficiencias.


6.-Diuréticos

Por su riqueza en potasio y baja proporción de sodio, el pimiento presenta acción diurética lo que hace que se facilite la eliminación de líquidos en el organismo.

Todo esto hace que su consumo sea muy beneficioso en casos de hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales, retención de líquidos y oliguria.

Además ese aumento en la producción de orina, favorece la eliminación no solo de líquidos sino también de sustancias de deshecho disueltas en ellas como la urea, ácido úrico, etc.

También el potasio es necesario para la transmisión del impulso nervioso y en la actividad muscular.


7.-Ricos en Calcio, Magnesio y Fósforo

Como muchas variedades de pimientos presentan un intenso sabor, apenas es necesario añadir sal, lo cual se puede aprovechar en la elaboración de dietas hiposódicas para personas hipertensas, con patologías renales o cardiovasculares.

El calcio existente en el pimiento no se asimila apenas en relación con los lácteos u otros alimentos que se consideran muy buena fuente de dicho mineral.

El magnesio es bueno para el funcionamiento del intestino, nervios y músculo, forma parte de dientes y huesos, mejora la inmunidad y presenta un suave efecto laxante.

El fósforo al igual que el calcio y el magnesio juega un papel importante en la formación de los dientes y los huesos.