Azafrán Canario (Silvestre)


 
Lo siembro porque es una planta que se adapta a suelos poco fértiles, a diferentes climas y necesita poca agua, por lo que es una especie altamente adaptada a condiciones de aridez.

Tradicionalmente se toma de sus flores el colorante (amarillo y rojo) como especia. Desde 1950 a la fecha, la planta se cultiva para aceite vegetal extraído de sus semillas. También se produce jabón, harina de extracción y alimento para pájaros. Su aceite se usa también para fabricar pinturas y protejer madera.

En nutrición es similar al aceite de girasol. Muy usado como aceite de cocinar, en ensaladas, y para producir margarinas. Es consumido también como suplemento nutricional.

Las flores de cártamo se usan en la gastronomía como un sustituto barato del azafrán (Crocus sativus), refiriéndose como “azafrán canario”. También sus semillas se usan comúnmente como alternativa a las semillas de girasol (maravilla) en la alimentación de aves y mamíferos, aunque las ardillas no gustan de él.
 
Estudios recientes han demostrado que el Azafrán Canrio mejora la glucemia, la inflamación y los lípidos sanguíneos en pacientes obesos.

El aceite de Azafrán Silvestre posee propiedades laxantes e hipolipemiantes; las poliínas ejercen una acción nematicida y como antifúngico; el arctiósido es aperitivo y eupéptico. Los aquenios presentan una acción purgante. En la India se utiliza, en forma de fricciones, como analgésico.

Indicado para hiperlipidemias, hipercolesterolemias, ateroesclerosis, prevención de tromboembolismos. Estreñimiento. Parasitosis intestinales. En uso tópico: dermatomicosis.

En la Medicina tradicional china: hígado y corazón. Para el dolor debido a estasis de la sangre, como el menstrual, abdominal, de costado o de pecho. No usar durante el embarazo.